HISTORIA

En 1979 se reformuló el Estatuto Social habilitando a la Cooperativa para prestar el servicio de sepelio a los asociados y sus grupos familiares.

Los Servicios Sociales constituyen un sistema solidario en el que, a partir de los aportes que realizan bimestralmente los adheridos se cubre la totalidad de los costos ocasionados al fallecer una persona.

Desde aquel momento se fueron ampliando las prestaciones, con la premisa de acompañar y facilitar los trámites a las familias, en esas situaciones tan difíciles de afrontar.

Por ello, en 1996 se incorporó el servicio de Inhumación y en 2008 el servicio de Cremación, el cual también es brindado a las ciudades de la región.